Carlos en una libreta

Cuando era pequeña escribía el nombre Carlos sin cesar en mis libretas. Lo mejor de todo es que no conocía a ningún Carlos, pero escribirlo tanto me hizo pensar que debía significar que en mi vida habría un Carlos y sería el único… A día de hoy y en perspectiva puedo decir que tengo un…

Periplo de café con menta

Ayer terminó mi periplo café-navideño. Café con menta. Fui, uno por uno, a ver a las personas que creo, deben caminar conmigo en mi 2018, con mi termo de café navideño, no con la mezcla super especial, que guardo para él, sino con un sucedáneo, más que aceptable, de café con chocolate y menta que…

Fin de Año de Ilusiones.

Mientras preparaba su mezcla de chocolate con menta para el café de fin de año, ella siempre preparaba mezclas para el café dependiendo de las estaciones y de su estado de ánimo, no pudo evitar pensar que se lo tomaría sola… Llegaba 2018 y con él, nada de lo que se había propuesto. Si le…

Feliz Navidad

Aunque no estés, aunque este mensaje no te llegue, aunque no me leas, aunque no me recuerdes yo…

Propósitos y balance

Hoy (20 de noviembre) me han hecho una pregunta un tanto extraña, pero… viniendo de quien viene… en un mundo perfecto mi hija… “¿Tienes buenos propósitos para 2018? ¿Has hecho balance?” Y me lo pregunta en noviembre… si no fuera delito, sabe dios que me la comería… En lo personal, con mis amigos, familia y…

De pequeña (100%)

Cuando era peque, muy peque, por lo visto, tenía una sola amiga. Una amiga que, según mi madre, me “mangoneaba”, vamos, que yo hacía lo que me decía. Seguir normas es lo mío… Luego nos mudamos. En primaria hice más amigas (aún conservo una), la transición al instituto si fue dura, muchos de mis compañeros…

Juguemos.

Siempre que hablaba por teléfono con quien sería su hija en un mundo perfecto, se mantenía el resto del día en un estado de euforia muy entre adolescencia y tontería. La ya no tan peque le contaba sus cosas con esa ilusión que sólo tienen los veinteañeros y ella escuchaba todas sus historias sintiéndose divertida…

Efímero

Recordaba aquellas frases de años atrás. ¿Cuántos años? Demasiados. “Nos vemos en tu casa, sí, mientras iba a por el coche me llegó claro como una iluminación, ¿y si mañana de camino al trabajo tengo un accidente y muero?, ¿dónde habría querido estar esta noche?, ¿con quién? Así que voy a tu casa” “¿Seguro?” Preguntó…

Con los ojos cerrados

-No lo entiendo.– Dijo él aparcando bajo su casa. La miró sonriendo. Era la primera vez que la llevaba a su casa. Para él era importante. Bajó del coche, la agarro de la cintura y repitió. -No lo entiendo. ¿Cómo voy a saber si estás bien, si te gusta algo, si no?, ¿cómo voy a saber…